El uso de termómetro para carnes es una forma útil de asegurarte de que tu carne no quede seca y dura. Garantiza que estás cocinando los alimentos a una temperatura segura, lo cual es especialmente importante cuando cocinas cortes costosos. Y aún que no lo fueran recuerda que, por ejemplo, el pollo crudo puede causar enfermedades como la Salmonella.

¿Cómo funciona un termómetro para carne? La mayoría tiene una sonda que se inserta en la comida y una lectura que muestra la temperatura interna. Los tipos aptos para horno se colocan en los alimentos al comienzo del tiempo de cocción y se pueden leer fácilmente. La mayoría tiene un dial y un vástago grueso que detecta la temperatura de los alimentos.

Existen diferentes tipos de termómetros, como son:

Los termopares tienen una punta muy delgada que puede pinchar fácilmente las carnes, ya sea que el corte sea grueso o delgado.

Los termómetros digitales de lectura instantánea tienen un tiempo de respuesta rápido.

Los termómetros analógicos para carne. Funcionan de la misma manera que los termómetros digitales. pero la esfera con forma de reloj tarda más en reflejar la temperatura interna.

Medir tu carne dará como resultado un producto seguro y de la mejor calidad: jugoso y tierno.

Aprende más sobre este tema siguiendo a Dalval, los expertos en termómetros para cocina.